8 consejos para lidiar con personas que no soportas

8 consejos para lidiar con personas que no soportas

Like
51
Viernes, 13 Abril 2018
Chile

Las relaciones personales se despliegan en distintos niveles de tolerancia, desde nuestros seres queridos y amigos favoritos, hasta aquellos que hacen que nos hacen perder la cordura.




Existen las personas que nos cuesta tolerar porque en su presencia nos sentimos incómodos, desconfiados o incluso nos enfermamos de la cabeza. Habrá otros que, simple y sencillamente, son personas desagradables, poco considerados, testarudos, o aferrados a ideas o creencias que no compartimos. O simplemente, son personajes que nos hirieron de un modo u otro.

Sea que tengas que lidiar con un colado en tu fiesta, un jefe que a la menor interacción te irrita como nunca, o el día a día con personas negativas, a estas personas tóxicas las combatimos con estos consejos que te servirán como herramientas para entablar relaciones más “sanas” con lo que no te gusta de otra persona:

1.Ten un plan y repásalo. Sin ser rígido con que las cosas salgan tal y como lo pensaste, plantéate una estrategia para darle estructura a tus interacciones con personas difíciles. ¿Cuánto va a durar la reunión o el encuentro? ¿Qué puedes responder como salida de escape? ¿Cómo cambiar de tema o dar por terminada la conversación civilizadamente? Como cualquier otro proyecto que podría salir mal, imagina diversos escenarios y las posibilidades de respuesta.

2.Practica el autocuidado. A todos nos ha pasado que, si dormimos mal o poco, podemos reaccionar más defensivos. Cualquier relación tensa se complica si tu energía y aguante andan de capa caída, o no has hecho suficiente ejercicio, no olvides que somos el reflejo de nuestras propias acciones. Si hay un adversario con el que tienes que chocar en este momento de tu vida, prepárate como un atleta de alto rendimiento: come bien, duerme bien, pon atención y medita. En pocas palabras, sé tu propio coach; esto te dará fortaleza y resiliencia en tiempos difíciles.




3.Mantén una atención plena en tus reacciones físicas. Las personas que conocen mejor su cuerpo son las que reaccionan de forma menos impulsiva en días difíciles o entornos complicados. Cuando te enojes, ponle atención a tu cuerpo: ¿En qué parte de tu cuerpo comienza la ira? ¿Sientes fuego en la cara, en el pecho? ¿Se crispan tus músculos, aprietas la mandíbula…? ¿Cómo se manifiesta la ansiedad en tu cuerpo: la respiración se acelera, se te retuerce el estómago, ¿te cosquillean las manos o te duele el cuello? Todos estos síntomas tienen un antídoto: respiración diafragmática, estiramiento y ejercicios para el cuello o técnicas de relajamiento.

4.No lo vuelvas algo personal. A veces, un individuo nos desagrada por cómo nos hace sentir con nosotros mismos. Nos sentimos rebajados, juzgados, insuficientes o insultados. Es normal que alguien no nos guste o que le caigamos mal a otros, pero, Los odiosos siempre encuentran un blanco que odiar (haters), y habrá veces que le caigas mal a alguien no por lo que tú eres sino por aquello en lo que ellos se han convertido.

5.Recuerda que eres alguien querido. Marca tu círculo de confianza. Visualiza a alguien que te cuida y te ama. Se ha probado que esto neutraliza el impacto negativo de los individuos amenazantes, las relaciones tensas o las situaciones complicadas. La próxima vez que tengas que enfrentar a alguien que no te deja bajar la guardia, mejor visualiza una compañía que te transmite seguridad; esto ayudará a que las cosas no vayan de mal en peor y los conflictos no escalen en intensidad.




6.Trata poner en práctica la compasión. Esto es una técnica mental que procura que en vez de que te dejes atrapar por pensamientos vengativos y resentimiento, le envíes compasión a tus enemigos o antagonistas; tal vez son quienes son porque alguno de sus padres lo criaron mal, se están separando de sus parejas o tuvieron una infancia con carencias afectivas.

7.Cuida tus límites, averigua lo que para ti es aceptable o inaceptable. No puedes controlar el comportamiento de otros, pero sí el tuyo. Establece lo que no quieres que pase en las interacciones difíciles; esto es crucial para que no te dejes infectar durante horas, días o meses con los malos modos de otros.

8.Establece alianzas. Si tienes que lidiar con alguien difícil o que te desagrada lo deseable es que tengas al menos un aliado cerca, alguien que te dé confianza y reconforte. No tiene que ser alguien con quien estés involucrado afectivamente; puede ser tu amigo de la vida quien te distraiga después de una discusión. Una buena conversación con alguien cercano acompañada de una buena cerveza siempre es recomendable.

Javier Henriquez

Menu Title