Escribe para buscar

Candy Nacional Punto Verde

Música y meditación, dos ingredientes para eliminar la depresión

Compartir

Si juntas la meditación y un buen playlist de música, es probable que experimentes profundos efectos en tu estado de ánimo y bienestar. Lamentablemente, en este último tiempo, incluso 10 minutos de meditación parecen interminables para algunas personas que tratan de probar esta práctica.

Y justamente con la problemática anterior es donde la música entra en juego. La meditación no es exclusiva del silencio y la quietud. No hay nada de malo en poner tu música favorita mientras te sientas y practicas estar presente.

Es relajante escuchar tus canciones favoritas durante horas. Por consecuencia positiva, la música puede hacer que la práctica de la meditación consciente sea más viable. Incluso puedes sentir que necesitas mayor liberación a través del movimiento y la danza, lo cual puede ser muy satisfactorio. E incluso si meditas mientras sales a correr al parque te puede ayudar como algo terapéutico.

Recientemente se ha descubierto que la meditación de atención plena tiene el mismo efecto que las drogas que mejoran el estado de ánimo. Además, algunos investigadores del tema descubrieron que la atención plena puede servir como un tratamiento alternativo para la depresión, así como para la depresión suicida, el trastorno bipolar y la ansiedad.

Al meditar conscientemente y concentrarte en el “ahora”, aprendemos cómo enfrentar las voces internas y duras del miedo y por sobre todo el juicio, con esto nos entrenamos para dejar de reaccionar ante estas voces. Con el tiempo, aprendemos a calmar esas malas auto-influencias, o incluso a modificar el tono o la sintonía natural para ser más positivos y amorosos.

Actualmente, la sanación por medio de la música es cada vez más popular en la medicina. Se cree que ayuda en el tratamiento del estrés, la depresión, la ansiedad, el trastorno de estrés postraumático (TEPT), el insomnio y el dolor crónico.

Pero debes tener presente que la curación no ocurre sólo al escuchar música, sino también al componerla. La música es una de las experiencias que, de acuerdo con varios estudios neuro-científicos, pueden provocar más placer y además, iluminar zonas insospechadas del cerebro empático, como aquellas relacionadas con la interacción.

Como puedes ver, existen métodos de meditación basados ​​en el sonido. En algunos se usan ritmos biauriculares, mientras que en otros se utilizan gongs, campanas tibetanas y cuencos. Todos fueron creados con el mismo objetivo: ayudarte a estar presente, consciente y en sintonía con tu ser verdadero y auténtico.

Para que lo agregues a tu meditación y lista de canciones preferidas, te recomendamos aprender a respirar profundamente, hay algunas prácticas que se conocen como la Respiración Gamma, pero su explicación se la dejamos al experto Antonio Valenzuela:

Tags:

También te puede gustar

Deje un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *