Fumar poco es igual que fumar mucho.

Fumar poco es igual que fumar mucho.

Like
48
Martes, 12 Junio 2018
Chile

En un estudio reciente de Medicina, se encontró que aquellos que dejan de fumar tienen menor riesgo de contraer alguna enfermedad pulmonar que los fumadores poco usuales. Sin embargo, unos investigadores han analizado el impacto de la intensidad y la duración del hábito de fumar en la salud pulmonar en personas de diversos grupos de fumadores, a lo largo de un período de seguimiento de 30 años.



Los datos de 3.140 personas arrojaron que, en comparación con aquellos que nunca habían fumado, los que eran fumadores constantes o de forma continuada experimentaron el mayor declive en la función pulmonar. Además, tenían más probabilidades de desarrollar enfisema y desarrollar enfermedades pulmonares obstructiva.

En el estudio se comparó a fumadores constantes pero moderados con individuos que habían dejado de fumar. Frente a esto, se exploraron los impactos inmediatos y a largo plazo de dejar de fumar, y este es el resultado de dicha investigación:

Pasados los primeros 20 minutos: la presión sanguínea y el ritmo cardíaco regresan al nivel normal.

Pasadas las primeras 2 horas: se pueden experimentar los primeros síntomas de ansiedad y de sentirse abrumado.

Pasadas 24 horas: es posible que se incremente la tos, ya que los pulmones están sacando toxinas del cuerpo.

Pasadas 48 horas: la lengua empieza a recuperar las habilidades gustativas.

Pasado el primer año: se reduce el riesgo de contraer enfermedades respiratorias y cardíacas.

El esfuerzo es necesario para la salud de los fumadores, si estás dejando el cigarro de a poco, es lo mismo que estar fumando compulsivamente, por lo que debes armarte de fuerza de voluntad y dejarlo desde de una vez, en un año ya estarás completamente renovado.

Javier Henriquez

Menu Title