Wellness

Toma nota: Cinco autoexámenes que las mujeres deben hacerse en casa

Toma nota de los chequeos que puedes hacerte en casa, para estar atenta a cualquier cambio en tu salud.

Por Isa Luengo

-
Cinco chequeos que toda mujer debe hacer en casa

Cinco chequeos que toda mujer debe hacer en casa (Freepik)

Cuidar la salud y hacerse chequeos regularmente, son responsabilidades que muchas veces dejamos pasar, ya sea por falta de tiempo, flojera, u otras razones. 

Si bien hay algunos exámenes que no podemos hacernos las mujeres solas, hay otros que podemos realizar regularmente en la comodidad de nuestro hogar. 

Es por esto, que a continuación te contamos sobre cinco autoexámenes que puedes hacerte tu misma, sin la necesidad de acudir a un especialista, a menos que sea necesario. 

Cinco autoexámenes femeninos

Toca y observa tus pechos una vez al mes 

Este autoexamen puede salvarte la vida. Si bien no es tan claro como una mamografía, puedes encontrar alguna irregularidad que te indicará que debes acudir a un especialista de inmediato. 

La Sociedad Española de Oncología Médica recomienda hacerse este chequeo constantemente. "Aunque siempre junto con una detenida observación con profundidad del aspecto de nuestro pecho y recordando que, a partir de los 45-50 años, la mamografía cada dos años es el auténtico salvavidas (entre los 50 y 69 años puede llegar a adelantar el diagnóstico en 2 a 4 años, detectando tumores en estadios precoces, menores de 1 centímetro en más de la mitad de los casos y sin que haya afectado a la axila hasta en un 75% de las ocasiones)", señalan en El País.

El coordinador del área de Oncoplástica de la Unidad de mama del Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz, Lorenzo Rabadán, recomienda realizarse este examen en casa, siempre la semana posterior a la menstruación, ya que es donde menor tensión mamaria hay.

"El autoexamen consta de dos partes. La primera es observacional, mirándose al espejo y prestando atención a los posibles cambios que puedan existir en la piel, la forma o el volumen de la mama. Hay que estar atentas a posibles hundimientos, retracciones o alteraciones de la piel. Posteriormente se hace una palpación con la yema de los dedos de la mano contralateral, dividiendo la mama en cuatro cuadrantes (superoexterno, inferoexterno, inferointerno y superointerno) y complejo areola-pezón. Igualmente se debe prestar atención a posibles secreciones a través del pezón", explica el especialista.

Gentileza Freepik

Medir el perímetro de la cintura

Según el sitio español, realizar este chequeo es importante. Consiste en medir todos los años el perímetro de la cintura, con una cinta métrica. Esto se debe hacer "en el punto medio entre el último reborde de las costillas y el borde superior del hueso de la cadera", señala la integrante del Consejo de Expertos de la Fundación Española del Corazón Petra Sanz, quien explica que para las mujeres se considera obesidad cuando supera los 88 centímetros.

"Cuando existe demasiada se tiene más riesgo de desarrollar síndrome metabólico, que afecta a alrededor del 25% de la población adulta y que aumenta el riesgo de padecer distintas enfermedades cardiovasculares, como insuficiencia cardiaca, diabetes, infarto agudo de miocardio o ictus. Además, distintos estudios han demostrado que la obesidad abdominal puede inducir una situación de resistencia a la insulina, la que hace subir los niveles de glucosa y, a la larga, se asocia a otras alteraciones como la tensión elevada, niveles altos de lípidos e hígado graso", explica la especialista.

Tensión: Ojo después de los 40 años

"Está bien comenzar a controlar la tensión arterial con regularidad a partir de los 40 años, aunque en caso de tener familiares directos, de ser hija o hermana de pacientes con hipertensión arterial, deberían iniciar la vigilancia de la tensión desde la juventud", asegura Sanz.

"A partir de esa edad, si la tensión es normal, hay que controlarla una vez al año, pero si la tensión está elevada, hay que acudir al médico y seguir sus recomendaciones" agrega la especialista.

La doctora también explica que se debe controlar el colesterol. "Hay que saber que el médico de atención primaria debe llevar un control de los niveles de colesterol de estos pacientes porque necesitarán un seguimiento más estricto y, probablemente, pedirá una analítica anual. En pacientes que ya han tenido una enfermedad cardiovascular, el objetivo es tener muy bajos los niveles del colesterol LDL (el “malo”). En estos casos, generalmente se manda un tratamiento con fármacos para bajar el colesterol, aunque en estos pacientes hay que hacer analítica más frecuentemente hasta confirmar que el nivel baja hasta el recomendado", dice en El País.

Menstruación

Se menciona que hay que tener mucho ojo con los cambios en la menstruación.

"A los tres años de comenzar a tener relaciones sexuales, y desde los 25 a los 65, independientemente de si hay o no actividad sexual, hay que hacerse una citología cada tres años, una prueba que detecta lesiones producidas por un virus de transmisión sexual muy prevalente entre la población, el virus del papiloma“, explica la jefa del servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de Torrejón, Belén Santacruz.

La especialista también señala que cuando estemos en casa, hay que poner atención a la menstruación. "Hay alteraciones macroscópicas en el aparato genital interno (útero, trompas y ovarios) que la citología no va a detectar, por lo que si la paciente observa sangrados mensuales muy abundantes durante la menstruación y durante las relaciones sexuales, un dolor exagerado si la menstruación nunca ha sido dolorosa o la sensación de masa abdominal, hay que acudir al especialista, quien, a través de una ecografía transvaginal, podrá detectar esas alteraciones”, revela la ginecóloga.

Gentileza Freepik

Lunares

Siempre se ha sabido que hay que conocer los lunares que tenemos en el cuerpo. Esto ayudará a detectar cualquier irregularidad e, incluso, detectar el cáncer.

"No se necesita ningún aparato, se puede hacer en casa, mirándote un par de veces al año en un espejo desnuda y haciendo un barrido por tus manchas y lunares, pidiendo a tu pareja u otro familiar que te observe la espalda para ver si hay algo nuevo o si han cambiado los que ya tenías", explica la coordinadora de la campaña Euromelanoma de la Fundación Piel Sana, Miren Marquina.

"Sobre todo hay que fijarse bien de qué color y tamaño son los lunares y, a partir de ahí, establecer la regla que los especialistas llamamos del ABCD. Es decir, observar la asimetría -si ya no son redondos y han comenzado a distribuirse asimétricamente-, si presentan bordes irregulares -si el color ha cambiado y no es homogéneo (por ejemplo, que un lunar planito, de color marrón, presente de repente un punto negro en el borde), si son más grandes de 6 milímetros y, sobre todo, si ese crecimiento ha sido repentino" señala Marquina.

En esta nota

  • Salud
  • chequeos
  • autoexamenes
  • mujeres
  • doctor
  • mujer
  • casa

Recibe toda la información de Candy en tu e-mail

¡La información que no puedes dejar de saber antes que todos!

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Wellness